O recuncho de Suso

¡Objeto!

, Jueves 28 de Abril de 2005, 23:41

Ya lo tengo claro… Visto lo visto los últimos días, he decidido fundar mi propia religión: la religión de los bolsillos cerrados. Y su principal precepto es que no se pueden pagar impuestos, así que apelaré a la objeción de conciencia y me negaré a pagar a Hacienda (si casi rima y todo). Y al que me diga algo le tacharé de antidemocrático. ¡Faltaría más, violar el sagrado derecho constitucional de la objeción de conciencia!

Con lo barato que está decir pamplinas por la tele, no sé por qué iba yo a ser menos :D