O recuncho de Suso

Catalán y valenciano

, Viernes 5 de Noviembre de 2004, 13:16

En general soy bastante comprensivo con las posturas lingüísticas de los hablantes de idiomas minorizados, empezando mi propia defensa del gallego. Pero esta vez me han tocado las narices.

Resulta que el gobierno catalán va a demandar al gobierno central por traducir la Constitución Europea al valenciano además de al catalán. Pues me parece ridículo… ¿Qué criterio ha usado el gobierno central para traducir la Constitución? Uno muy sencillo y objetivo: Las lenguas cooficiales con el castellano en España son el catalán, el vasco, el gallego y el valenciano (además del aranés, pero este es un caso especial). Ergo hacemos la traducción a esos cuatro idiomas, y punto. No tiene sentido tener que plantearse cada vez que se hace una traducción si el valenciano y el catalán son el mismo idioma o no. Eso es una discusión aparte que tienen que solucionar entre valencianos y catalanes, pero no tiene sentido involucrar al gobierno central, que lo único que puede hacer es recurrir a criterios legales y objetivos.

Digo esto, además, partiendo de que personalmente opino que el valenciano y el catalán son el mismo idioma, y si se encuentran separados es por motivos puramente políticos (tanto por ansias de los valencianos por diferenciarse de los catalanes, como de los catalanes por tratar de erigirse como los dueños del idioma y establecer la normativa bajo su único criterio). Para estas cosas siempre es bueno ver lo que se dice fuera desde una perspectiva objetiva. En Ethnologue, la gran referencia de idiomas en Internet, reconocen al catalán, valenciano y balear como una misma lengua. Y eso es mucho decir teniendo en cuenta que separan el extremeño del español, o que identifican ocho idiomas distintos (aquí y aquí) para lo que habitualmente se conoce como italiano.

Pues eso… Primero que se pongan de acuerdo entre ellos para que los valencianos reconozcan oficialmente el catalán como idioma hablado en Valencia, y después todo será mucho más fácil. Mientras tanto, que no toquen las narices a los que no tienen nada que ver con el asunto.

5 Comentarios

El URI para hacer un TrackBack a esta entrada es: http://weblog.suso.name/archives/2004/11/05/catalan-y-valenciano/trackback/

  1. Totalmente de acuerdo con todas y cada una de tus impresiones. A ver si luego me animo y pongo en mi blog mi visión sobre esto y las movidas nacionalistas en general…

    Comment por luisca — Viernes 5 de Noviembre de 2004 @ 18:06

  2. He de reconocer que ya estaba sacando yo las uñas al leer el título de tu post,
    pero me retraigo. Estoy prácticamente de acuerdo contigo. El problema de la
    diferenciación nominal del catalán y el valenciano es puramente político, vamos,
    ganas de pelearse entre ellos y hacer que nos peleemos entre nosotros.

    Ya has visto que al final, una dosis extra de talante ("Bueno, son cuatro libros,
    pero sólo tres traducciones…"), lo arregla todo…

    Comment por Txapulín — Domingo 7 de Noviembre de 2004 @ 1:30

  3. Por cierto, luisca, cuando te animes, avisa.

    Comment por Txapulín — Domingo 7 de Noviembre de 2004 @ 1:30

  4. Un detalle para empezar: el aranés que yo sepa no es oficial, igual que sucede con el asturiano/bable y el altoaragonés o aragonés simplemente; sino que en los correspondientes estatutos se considera que se les debe dar un “fomento y protección especial” (o algo semejante) pero sin estatus de oficialidad (como sí tienen el gallego, vascuence, catalán y valenciano).

    En cuanto al catalán/valenciano, mi impresión desde un escaso conocimiento de ambos idiomas (digo idiomas en plural porque el termino “idioma” sólo se refiere a una cuestión de oficialidad) es que responden a la misma lengua. No me cabe duda de que el valenciano fuera la primera lengua romance de la que se publicase un diccionario, y etc., pero diría que no se deberían considerar como lenguas distintas.

    Más distintos son el español de España y el de Argentina, incluso con un sistema de conjugaciones distinto, pero en este caso las instituciones correspondeitenes (Academias de la Lengua) han optado con acierto por integrar en lugar de separar, reconociendo la posibilidad de los dos sistemas de conjugaciones, incluyendo vocablos de distintas procedencias geográficas, etc. Igualmente, creo recordar que en la Constitución de México se dice que el idioma oficial es el idioma mexicano, pero no por eso será distinto al idioma español.

    Otro ejemplo: más distinto es el noruego que se habla en Oslo (a su vez con cuatro variedades institucionalizadas, dos de ellas oficiales) del noruego que se pueda hablar en zonas rurales: es más fácil que un noruego de Oslo comprenda el sueco o el danés a que comprenda muchas de las variedades rurales.

    En definitiva, lo que sucede es por desgracia una pura lucha política y de poder. Hoy es imposible conseguir un catalán y un valenciano que integren una herencia común sin que salgan a relucir los “Països Catalans", nombre que algunos partidos políticos catalanes y algunas instituciones catalanas actuales dan al espacio que incluye a Cataluña, el “Pais Valencià", una franja al oeste de éstas dos ("Franja de Ponent") que abarca el tercio oriental de Aragón, las Islas Baleares, Andorra y el Rosellón ("Catalunya Nord") en Francia (la zona de Perpiñán). Y análogamente, es imposible encontrar a nadie que defienda la idiosincrasia de la lengua valenciana sin usar esa misma palabra para reafirmar la independencia de Valencia respecto de Cataluña. Y en medio de estas luchas de poder, tenemos la sentencia del TC que dice que Valencia puede llamar a su idioma “valenciano” (pues claro, también los belgas llaman flamenco a uno de sus idiomas y corresponde a la misma lengua que en los Países Bajos llaman neerlandés). Y en medio también, tenemos que el catalán ha conseguido mayor repercusión internacional tradicionalmente por el peso demográfico e industrial de Cataluña y por la mayor vehemencia con que se ha defendido su uso desde sus instituciones (cosa que no critico ni alabo, simplemente responde a la política seguida por la Generalitat de Catalunya comparada con la de la Generalitat Valenciana -vaya, curioso, el mismo nombre-). Y así seguimos avanzando…

    Comment por Anonymous — Lunes 8 de Noviembre de 2004 @ 21:33

  5. Ojo, el aranés sí que es oficial en el Valle de Arán, reconocido por una ley aprobada por el parlamento catalán en 1990:

    “L’aranès, varietat de la llengua occitana i pròpia d’Aran, és oficial a la Vall d’Aran. També ho són el català i el castellà, d’acord amb l’article 3 de l’Estatut d’Autonomia de Catalunya.”

    Cosa que no sucede con la ley similar de 1998 que existe para el asturiano:

    “El bable gozará de protección. Se promoverá su uso, su difusión en los medios de comunicación y su enseñanza, respetando, en todo caso, las variantes locales y voluntariedad en su aprendizaje”

    Comment por Suso — Martes 9 de Noviembre de 2004 @ 12:15

Deja un comentario

Disculpe, los comentarios están cerrados.